Hacia la séptima generación de izquierda

El pacto traicionero                    

                                                \"\"

 
Zapatero y su archiconocida camarilla de retóricos trileros dan un paso más hacia la fragmentación de España. Con el traspaso de la friolera de veinte competencias al "autogobierno" vascongado se han saldado estas negociaciones que mantendrán un año más al "retórico rey" en la poltrona. También les ha sido necesario sumar a los regionalistas de Coalición Canaria, para obtener la mayoría absoluta (176 diputados) y poder consumar así los perniciosos Presupuestos Generales (y de paso disfrutar de sus beneficiosos cargos un año más; "si mediante el diálogo y los pactos democráticos contribuimos a la democracia plural y autonomista y encima nos hacemos ricos ¡mejor que mejor!", supongo yo que algo así pasará entre sus corruptas sienes).

Las competencias traspasadas son, para finales de este año: políticas activas de empleo, formación profesional ocupacional y funciones de formación y empleo del instituto social de la marina. Para el primer semestre de 2011: regulación de empleo, inspección de trabajo, transporte por carretera, transporte marítimo y fluvial, convalidaciones de estudios y reconocimiento de estudios en centros extranjeros radicados en el País Vasco, archivos de titularidad estatal, ejecución de la legislación del Estado sobre propiedad intelectual, profesorado de religión de enseñanza primaria y ampliación de los servicios traspasados en materia de enseñanzas profesionales náutico-pesqueras; y para el segundo semestre: fondo de garantía salarial, ferrocarriles, crédito y banca, servicios privados de seguridad, turismo- agencias de viajes en lo referente a licencia o título de actividad e inscripción en el registro, homologación y convalidación de títulos extranjeros no universitarios, ejecución de legislación sobre productos farmacéuticos y seguro escolar.

Desde Izquierda Hispánica nos oponemos a tales estratagemas que atentan contra la soberanía española por muy democráticas que sean. Pues aquí lo importante no es la democracia, sino lo que hay detrás, es decir: España. La democracia se dice de muchas maneras, es puramente formal y apelar a ella es gratuito si no se ponen sobre la mesa los materiales que contiene. Pactar la fragmentación de España es Alta Traición, ya se haga democráticamente o aristocráticamente, por el diálogo o por las armas. España es una e indivisible y ese es el principio por el que deben regirse nuestros políticos (sean de la índole que sea). Pero claro, nos encontramos con una contradicción en el seno de la democracia, y es que hay partidos que lo que buscan es la destrucción de la Nación, aunque democráticamente. Por tanto el régimen del 78 es esencialmente corrupto desde el momento en el que tolera en su seno partidos que tienen la intención de destruir, no ya el régimen democrático, sino España misma. El PSOE muere matando.

                           

                                                                                 Salud, Revolución, Hispanidad y Socialismo