Hacia la séptima generación de izquierda

Entrevistas de Izquierda Hispánica: Antonio Nadal, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Málaga

\"\"

Antonio Nadal, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Málaga, España.

Izquierda Hispánica regresa con sus entrevistas, esta vez al profesor de Historia Contemporánea Antonio Nadal, de la Universidad de Málaga. Luchador antifranquista auténtico y hoy, incansable denunciador de sátrapas tanto locales (en el basurero andaluz) como nacionales e internacionales, a la par que apasionado observador objetivo de la realidad social que le rodea.

1.- Haga primero una breve presentación de su currículum o semblanza profesional.

En la lucha contra la Dictadura: larga y dolorosa para mí. Insignificante para la Historia.A los 25 años había conocido las cárceles de Granada, Jaén, Zaragoza, Carabanchel y Teruel. (19-20 años). En 1975, la  DGS (Dirección General de Seguridad en Madrid) con 12 puntos de sutura en la cabeza. Después a Carabanchel. He sido procesado tres veces por el Tribunal de Orden Público (TOP), el último amnistiado, sin producirse el proceso. Fue el destino no trasmutado en Fortuna. No cambiaría nada, quizás el sentido del miedo. Tengo 38 años de docencia Universitaria.21 años de antigüedad como Catedrático de Historia Contemporánea. Mi currículum académico esta en: www.antonionadalsanchez.es.

2.- ¿Qué semejanzas y diferencias encuentra usted entre las izquierdas y las derechas en la actualidad?

En la política de Occidente, tras la Segunda Guerra Mundial, mínima. Problemas de gestión. Distinto fue en las Dictaduras occidentales: Grecia, Portugal, España. Pero yo soy historiador. La Historia de Occidente es una parte del planeta. Diferente sería si hablásemos del resto del mundo. Seria imposible.

3.- ¿Cómo valora la situación política de México, España, Honduras, etc...?

No son comparables los “modelos” historicos. No es posible una aproximación de Historia Comparada.

4.- ¿Qué opina usted de la herencia española en Iberoamérica?

He conocido Colombia y Perú. Fui profesor de Postgrado en la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá. Guardo recuerdos extraordinarios. La “herencia” no me parece el concepto adecuado. Por otra parte jamás he utilizado la empatía en Historia. Pero Iberoamérica fue incorporada al mundo católico y occidental. Hoy se podría argumentar que el Protestantismo del Norte fue más fructífero. Los grandes proyectos coloniales fueron diferentes: los británicos se instalaban y buscaban, intercambiaban, mercancías. Los españoles quisieron proyectar una relación total. Se quedaron mas en el Espíritu e hicieron muy mal la “explotación” economica. Siempre he considerado a Iberoamérica como pueblos hermanos. Pero no participo de la “Leyenda Negra”. Ciertamente, y vuelvo a repetir, hablo como Historiador.

5.- ¿Qué piensa usted del legado de la Unión Soviética? ¿Cree usted que el modelo soviético de socialismo es el único realmente posible?

Hace diez años que vivo  4 o 5 meses, cada año, en Rumania. Tengo un apartamento en Transilvania. He vivido 8 años en Bulgaria. Conozco  la República Moldova. Soy, modestamente, de las pocas personas en España, entre historiadores o investigadores, que hablan rumano. Conozco, como si fuese mi segunda patria, naciones como Rumanía. En un par de años espero haber escrito una amplia novela sobre el tema (para abordar la complejidad). He publicado dos libros: Cartas desde Sofía (en búlgaro y español) y Cartas desde Sibiu (en rumano y español). Visiten alguno de estos países. Verán el legado....

6.- ¿Cómo valora el proyecto político panhispánico de Hugo Chávez?

No creo que exista tal proyecto. Los nacionalismos son muy fuertes en Iberoamérica. Como “proyecto” ,Chávez sería de los pocos que no podrían hacerlo. Una vez le dije a una querida amiga: "Quisiste ser Bolívar y te quedaste en Santander (el general)”. Ella me contesto que al menos se quedaba con algo concreto. Yo pasaba por Bogotá...

7.- ¿Qué cree usted que hace fracasar los proyectos izquierdistas en la Unión Europea?

Perdonen por la guerra de los conceptos. Pero la Teoría de la Historia es el uso correcto de los conceptos. Supongamos que hablamos de planteamientos de quienes operan “fuera del sistema”. En las calles hace frío. Pero alguien tiene que hacer ese trabajo. El outsider (entre quien me encuentro) tiene un valor. Desde Sócrates hasta nuestros días.

8.- ¿Cree que hay algún sustrato común entre los países iberoamericanos que fundamente una potencial Alianza Socialista Iberoamericana?

Sin duda que existe un sustrato común. Más complejo sería el socialismo. Con el PSOE seria difícil. Es la corrupción como lo fue la PSI (Italiano). Me quedaría con una gran alianza democrática...

9.- ¿Qué balance a nivel político haría de la Revolución Cubana y de la importancia política de Fidel Castro?

Amo a Cuba. Mis primeras historias me las contaba mi padre sobre las operaciones en Camaguey de mi abuelo, sargento tres años en la Guerra de Cuba. Volvió vivo. Históricamente pudieron ser muy importante los primeros periodos del castrismo. Viví con intensidad los símbolos antiimperialistas del 68. También la importancia internacional de la Revolución Cubana. Después he hablado mucho con miembros del régimen cubano. Hace años que la Transición debía haberla emprendido en propio Fidel Castro... Hoy creo que se le puede escapar de las manos el proceso de cambio. Tengo mis dudas, debido a la persistencia, si la Historia lo absolverá. Con Obama puede modificarse la presión americana. Pero no hay señales internas...

10.- ¿Cree usted que el Islam es un movimiento de izquierdas, como apuntan algunas izquierdas, o acaso no es sino otro tipo de fundamentalismo? ¿Cree usted que el Islam o los diversos movimientos islámicos son una amenaza?

Son una gravísima amenaza. La peor plaga del totalitarismo tras el estalinismo. Que también vino rodeado de un aura de “izquierdas”. La Historia “parió” una plaga. No hemos podido conocer a ningún Mozart de Damasco, a un Leonardo de Arabia, al Cervantes de los Emiratos... Simplemente el Corán impide representar en pintura o escultura a hombres o animales... La izquierda europea (intelectuales, mujeres, homosexuales...) no sobreviviría una semana en estos “paraísos”.

11.- ¿Cree que todo anticapitalismo es igual? ¿qué diferencias relevantes observa entre los movimientos anticapitalistas más destacados? ¿Cree que los movimientos utópicos son contraproducentes?

Hasta ahora, con adaptaciones diversas, el capitalismo ha sobrevivido casi como “único” sistema. Sin embargo los Estados europeos son “socialdemócratas”. Enseñanza pública, sanidad, servicios. Por ello, la variedad de los “modelos” deben ser analizados específicamente. No puede ser contrapoducente, sino un motor de la historia, los movimientos utópicos. Ciertamente, en periodos concretos, las tácticas “hermosas” pueden ser profundamente contrarrevolucionarias.

12.- ¿Por qué cree que todos los medios de comunicación españoles se encargan de ridiculizar a las izquierdas hispánicas?

Salvo limitaciones no veo la Televisiones Españolas. Me veo obligado a leer sus periódicos. Si alguien quiere vomitar y no puede que conecte, por ejemplo, la Cadena “Tele 5” o el regional andaluz  “Canal Sur”... Y así. No tiene que tomar ninguna medicación.

13.- ¿Cree que el tildar de izquierdas a los movimientos nacionalistas étnicos es correcto o incorrecto?

“Nacionalista” y “étnico” es el Nazismo, y otros movimientos totalitarios. Conocí bien a ETA en las cárceles españolas. No creo que ni siquiera ellos aspirasen a ser de “izquierdas”. Eran vascos y superiores.

14.- ¿Cree que el capitalismo actual de mercado pletórico –de plétora de mercancías producidas y consumidas- es el final de la historia y el estadio final de felicidad de las naciones del mundo?

No. Pero en la prospectiva histórica al menos un siglo será así.

15.- ¿Vería con buenos ojos la lucha por la unidad de los hombres y mujeres que hablan español y portugués en una sociedad política socialista? ¿Cree posible y necesaria la unidad de 400 millones de seres humanos, con un pasado y un presente común, en el socialismo, en un futuro aún más común?

Sería apasionante.